Asma

 

El asma es una enfermedad que  no se cura, solo se controla, es decir, una vez que te diagnostican con asma, vas a vivir toda tu vida con ella. Se caracteriza por inflamación reversible de la vía aérea (bronquios), esta inflamación ocasiona los síntomas típicos que son:

• Tos• Silbidos en el pecho

• Sensación de pecho apretado

• Falta de aire para realizar actividades La intensidad de los síntomas varía con el tiempo, existen ciertas temporadas en la cuales los paciente tienen más síntomas (en primavera por el polen de las flores, verano por el polvo y el humo de los incendios, invierno asociado al frío).

 

El asma es una enfermedad que puede afectar a cualquier persona, existen algunos factores de riesgo para padecer la enfermedad como antecedente familiar con asma, nacimiento prematuro. Por otra parte existen factores que desencadenan el asma, como  la exposición a contaminación ambiental, algunos alimentos, ejercicio físico, algunos irritantes como el polvo, cambios de temperatura.

Diagnóstico:

Desafortunadamente el diagnóstico de asma en ocasiones se realiza de manera equivocada, ya que el estudio para diagnosticarla se llama ESPIROMETRÍA y la mayoría de las veces no se realiza, si no te han realizado espirometría al menos una vez, puede ser que no tengas asma y los síntomas que padeces sean debidos a otra enfermedad y no se está tratando. Es muy importante recalcar que el asma no se diagnostica por una radiografía. TratamientoSí tienes antecedente familiar de asma, o tienes los síntomas (tos, silbidos en el pecho, opresión en el pecho), debes acudir con neumólogos expertos, ya que si no tratas el asma, esta puede evolucionar a una inflamación crónica que a la larga va a ocasionar remodelación bronquial, cuya consecuencia es la falta de aire para realizar todas tus actividades de la vida diaria (caminar, subir escaleras, bañarte, incluso comer, etc.), incluso puede llevar a desenlacen fatales. Si tienes un tratamiento adecuado, puedes vivir tu vida sin ninguna complicación ni limitación. El tratamiento del asma es a base de antiinflamatorios inhalados, que el neumólogo va a prescribir en la dosis adecuada dependiendo del grado de obstrucción que se detecte por medio de la espirometría. 

El SALBUTAMOL NO es el TRATAMIENTO del ASMA. 

EPOC

 

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una enfermedad que la mayoría de las veces se puede prevenir, se caracteriza por limitación de flujo de aire a los pulmones por inflamación crónica irreversible de los bronquios;  lo que se traduce en sensación de falta de aire. Hay dos formas principales de la EPOC: bronquitis crónica (producción de tos con flemas de manera constante) y el enfisema (destrucción pulmonar). Los principales factores de riesgo son el tabaquismo, exposición a humo de leña (cocinar con leña de manera frecuente) y además se ha visto que la contaminación ambiental juega un papel importante en el desarrollo de la misma. La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una enfermedad que la mayoría de las veces se puede prevenir, se caracteriza por limitación de flujo de aire a los pulmones por inflamación crónica irreversible de los bronquios;  lo que se traduce en sensación de falta de aire. Hay dos formas principales de la EPOC: bronquitis crónica (producción de tos con flemas de manera constante) y el enfisema (destrucción pulmonar). Los principales factores de riesgo son el tabaquismo, exposición a humo de leña (cocinar con leña de manera frecuente) y además se ha visto que la contaminación ambiental juega un papel importante en el desarrollo de la misma. Al igual que muchas enfermedades la EPOC se puede desarrollar más fácil si tienes familiares con antecedentes de esta enfermedad sobre todo si se desarrolla a edades tempranas, si tu bebé nace prematuro sus pulmones no se desarrollan de manera adecuada y es más fácil que desarrolle esta enfermedad, también la edad es otro factor de riesgo para padecer EPOC debido al envejecimiento pulmonar.

Los síntomas más frecuentes en la EPOC son: 

• Tos con expectoración

• Falta de aire• Silbidos en el pecho

• Sensación de opresión de tórax (pecho apretado)

El diagnóstico de la EPOC se realiza por medio de un estudio de función pulmonar llamado ESPIROMETRÍA con broncodilatador, por medio de este estudio podemos medir la cantidad de aire que entra y sale del pulmón; lo que nos va permitir graduar el grado de inflamación y obstrucción del bronquio.

 

No existe el diagnóstico de EPOC por radiografía, ni existe la presencia de humo en los pulmones. La EPOC puede cursar con periodos de empeoramiento de los síntomas,  esto es algo a lo que los neumólogos le llamamos “Exacerbaciones”. Estas exacerbaciones se caracterizan por aumento en la producción de expectoración (flema), cambio de color de la  expectoración, además de aumento de la falta de aire o sensación de ahogamiento. Cada vez que un paciente presenta una exacerbación, su función pulmonar empeora, entonces si un paciente sufre varias exacerbaciones al año, su función pulmonar va tener un deterioro más acelerado y el paciente va a tener una peor calidad de vida, viendo limitación  para realizar sus actividades laborales e incluso en las actividades de la vida diaria; esto aumento el riesgo de muerte a más corto plazo. El tratamiento de la EPOC va a depender de la gravedad de la enfermedad que se determina por medio de la espirometría. El neumólogo es el encargado de prescribir el tipo de medicamento adecuado, el tratamiento es por medio de medicamento inhalado que va tener el objetivo de desinflamar, abrir el bronquio y disminuir la producción de moco. Existen múltiples inhaladores, cada uno tiene una función específica y debe ser indicado de acuerdo a tu enfermedad. Es muy importante que acudas con un neumólogo para el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad, ya que el llevará el manejo adecuado, te enseñará como debes usar tus inhaladores, además que te dará algunas medidas para prevenir las exacerbaciones. De esta manera vas a lograr llevar una vida sin limitaciones.  

Fibrosis pulmonar

 

Las enfermedades intersticiales pulmonares, conocidas comúnmente como fibrosis pulmonar, son un grupo heterogéneo de enfermedades que afectan al tejido del pulmón ocasionando cicatrices alrededor de los alveolos, que son bolsitas de aire dentro del pulmón donde se lleva a cabo la oxigenación de la sangre, a medida que estas cicatrices aumentan ocasionan que vayas teniendo dificultad para respirar.

La fibrosis pulmonar puede tener múltiples causas; en ocasiones los médicos pueden no identificar la causa de la enfermedad y a esto le llamamos Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI). Las cicatrices ocasionadas en el tejido pulmonar ya no se curan.Las enfermedades intersticiales pulmonares, conocidas comúnmente como fibrosis pulmonar, son un grupo heterogéneo de enfermedades que afectan al tejido del pulmón ocasionando cicatrices alrededor de los alveolos, que son bolsitas de aire dentro del pulmón donde se lleva a cabo la oxigenación de la sangre, a medida que estas cicatrices aumentan ocasionan que vayas teniendo dificultad para respirar. La fibrosis pulmonar puede tener múltiples causas; en ocasiones los médicos pueden no identificar la causa de la enfermedad y a esto le llamamos Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI). Las cicatrices ocasionadas en el tejido pulmonar ya no se curan.Los síntomas más comunes de esta enfermedad son:

• Sensación de falta de aire o ahogamiento (disnea)

• Tos seca

• Fatiga

• Pérdida de peso

• Oxigenación baja

La gravedad de los síntomas va  a depender de la gravedad de la enfermedad, si no se trata, los síntomas van a progresar rápidamente y muy frecuentemente estos pacientes necesitaran el apoyo con un respirador artificial.  CausasLas enfermedades intersticiales tienes diferentes causas. La exposición constante a partículas pequeñas o toxinas son las causantes de estas cicatrices: 

• Exposición al aserrín en aquellas personas que realizan carpintería

• Exposición a polvo de metales  (aluminieros y herreros)

• Exposición a carbón

• Exposición a polvos inorgánicos como cemento, arena (albañiles)

• Exposición a granos (personas que laboran en fábricas de donde se procesa el maíz, trigo, cebada, para producir alimentos para animales)

• Exposición a las aves  (loros, canarios, pericos australianos)

• Reflujo, agruras sin tratamiento

• Algunos medicamentos (medicamentos para tratar el cáncer, medicamentos para tratar enfermedades del corazón, algunos antibióticos)

• Enfermedades de la colágena y enfermedades que afectan a los músculos (artritis reumatoide, Lupus, esclerodermia, dermatomiositis, polimiositis,  Sjögren).DiagnósticoPara realizar el diagnóstico de estas enfermedades el neumólogo debe conocer el historial completo del paciente, para conocer las  enfermedades que padece, exposiciones que ha tenido, los medicamentos que ha tomado y los síntomas que presenta. Se deben pedir algunos estudios de sangre, estudios de imagen (tomografía de tórax) y en ocasiones es necesario tomar una biopsia del tejido pulmonar para determinar la enfermedad. TratamientoEl tratamiento para este tipo de enfermedades va encaminado a disminuir los síntomas, mejorar la calidad de vida, además de tratar de evitar que la formación de cicatrices siga avanzando. Los medicamentos que se administran van a depender de la causa que esté ocasionado la enfermedad. Si no acudes con un neumólogo para realizar el diagnóstico puede ser que recibas el tratamiento equivocado y tu enfermedad siga avanzado hasta llevar a la muerte. 

Neumonía

La neumonía es una infección que afecta al tejido pulmonar en específico a los alveolos (sacos llenos de aire donde se realizar la oxigenación de la sangre), estos alveolos se inflaman y se llenan de moco y en ocasiones de pus, lo que provoca que el paciente tenga tos acompañada de  flemas, además de fiebre, malestar general y dificultad para respirar.

La neumonía es una infección que afecta al tejido pulmonar en específico a los alveolos (sacos llenos de aire donde se realizar la oxigenación de la sangre), estos alveolos se inflaman y se llenan de moco y en ocasiones de pus, lo que provoca que el paciente tenga tos acompañada de  flemas, además de fiebre, malestar general y dificultad para respirar.

La neumonía puede varias de intensidad, es más grave en los adultos mayores de 65 años, en niños menores de 5 años, personas con alguna inmunosupresión (defensas bajas) pacientes en tratamiento de algún tipo de cáncer,  paciente en tratamiento con inmunosupresores, VIH SIDA.SíntomasLas manifestaciones clínicas de la neumonía  varían dependiendo de la gravedad, el germen que la causó, la edad y el estado inmunológico.

En general los síntomas son:

• Tos con flemas

• Disnea (falta de aire• Fiebre o temperatura más baja de lo normal ( personas mayores de 65 años)

• Dolor en el pecho• Malestar general, falta de apetito, escalofríos

• Desorientación (mayores de 65 años)Causas

Las neumonías puedes ser debidas a múltiples gérmenes:

• Virus

• Bacterias

• Hongos

Diagnóstico

El diagnóstico de la neumonía se realiza por medio de una historia clínica completa, exploración del paciente, además de radiografía, en ocasiones es necesario solicitar algunos estudios de laboratorio para conocer la gravedad de la enfermedad.

En base a ello se decide si el tratamiento se puede realizar en casa o amerita hospitalización o incluso ingreso a la unidad de cuidados críticos. 

Tratamiento:

El tratamiento se debe ajustar dependiendo de las características de cada paciente, de la causa de la neumonía, además de la gravedad de la misma. Prevención Para evitar que adquieras una neumonía o en su defecto evitar que sea una neumonía grave debes tomar en cuenta lo siguiente:• Vacunación anual contra influenza, vacunación cada 5 años contra neumococo. Población de riesgo: menores de 5 años y mayores de 65 años, enfermedades pulmonares previas (EPOC, asma, fibrosis pulmonar, hipertensión pulmonar), obesidad, estado inmunológico bajo (personas enfermas de cáncer o en tratamiento inmunosupresor).  • Lavado de manos y estornudo de etiqueta.• Alimentación saludable y ejercicio para mantener un sistema inmunológico adecuado. 

Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño

Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS)Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS)La apnea del sueño es una enfermedad que se caracteriza por pausas en la respiración (apneas) cuando dormimos. Estas pausas intermitentes durante el sueño ocasionan falta de oxigenación en todo el cuerpo y acumulación de un gas tóxico para el cuerpo llamado dióxido de carbono, que puede traer consecuencias mortales; además ocasiona un sueño no reparador y somnolencia excesiva durante el día.

La apnea es ocasionada al momento que nos acostamos y dormimos, existe relajación de los tejido y músculos de la garganta, lo que obstruye el paso del aire y oxígeno a las vías respiratorias, las traducción de este bloqueo de la vía aérea es el ronquido.  

Síntomas:

• Ronquidos frecuentes

• Pausas al respirar

• Despertares repentinos por jadeos o asfixia

• Despertar con la boca seca o dolor de garganta

• Sueño no reparador (despiertas más cansado que cuando te fuiste a dormir)

• Dolor de cabeza matutino

• Dificultad para concentrarse

• Somnolencia excesiva durante el día (te quedas dormido en todas partes o muy fácil)

• Presión arterial alta

Factores de riesgo:

Cualquier persona puede desarrollar apnea del sueño, sin embargo los principales factores de riesgo son:

• Peso excesivo: el sobrepeso y la obesidad ocasionan acumulación de tejido adiposo alrededor del cuello, siendo este el principal factor desencadenante de la obstrucción de las vías aéreas.  

• Hipertrofia de amígdalas (anginas grandes), ya que también ocasionan obstrucción de la vía respiratoria. 

• Hipertensión arterial: las personas hipertensas tienen más riesgo de padecer SAOS. • Historia de un familiar con apnea del sueño.

• Sexo: los hombres son dos veces más propensos que las mujeres a presentar apnea obstructiva del sueño.

Diagnóstico:

El diagnóstico se realiza por medio de una valoración integral, conociendo antecedentes de enfermedades del paciente, examen físico (peso corporal, medición del diámetro del cuello, revisión de las amígdalas). Además de la aplicación de algunos cuestionarios que permiten conocer el riesgo para padecer dicha enfermedad. El estudio con el cual se realiza el diagnóstico de manera precisa se llama polisomnografía; con este estudio se monitoriza tu sueño durante toda una noche, sin embargo existen muy pocos sitios en la república donde se realiza este estudio. Afortunadamente contamos con un subrogado de este estudio llamado poligrafía que de igual manera nos permite monitorizar tu forma de dormir durante toda la noche.

Una vez realizado el estudio se califica y dependiendo del resultado obtenido se realiza un plan de tratamiento. 

Tratamiento:

El tratamiento de la apnea del sueño es por medio de la administración de presión positiva en la vía aérea  (CPAP), con el objetivo de mantenerla abierta y se pueda realizar intercambio de gases en sangre.  De esta manera se evitan complicaciones por la falta de oxigenación en los tejidos, además de que la calidad de sueño mejora, así como la concentración en tus actividades de la vida diaria.

Derrame pleural

 

Los pulmones son órganos de nuestro cuerpo que forman parte del sistema respiratorio, se encuentran contenidos dentro de la caja torácica, estos órganos vitales nos permiten respirar y oxigenar toda la sangre de nuestro cuerpo. Los pulmones dentro de su anatomía están rodeados de una capa llamada pleura, esta capa le permite mantener su forma además de evitar que los pulmones sufran daños o el aire se fugue de ellos, entre estas capas que lo rodean existe una pequeña cantidad de líquido, llamado líquido pleural, este líquido es muy importante ya que sirve como lubricante para que el pulmón se pueda mover, así como inflar y desinflar cuando respiramos. Existen ciertas enfermedades que causan daño a la pleura lo que ocasiona que se produzca una cantidad mayor de lo normal de este líquido en el pulmón, a esto le conocemos como derrame pleural.

Síntomas:Síntomas:

• Disnea (falta de aire o sensación de ahogamiento)

• Tos; puede ser seca o acompañada de flemas

• Dolor en el tórax (dolor de pecho)

• En algunos casos puede haber fiebre

Causas: 

Algunas de las enfermedades que causan derrame pleural son las siguientes:

• Neumonía (bacteriana, viral o micótica)

• Tuberculosis pulmonar

• Cáncer de pulmón

• Cáncer de pleura

• Enfermedades de la colágena (lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide)

• Algunos medicamentos• Traumatismos de tórax (golpes directos en el tórax)

• Desnutrición• Falla del corazón, del hígado o del riñón. 

Diagnóstico:
El diagnostico se realiza por medio de un interrogatorio para conocer los síntomas y enfermedades previas del paciente, se realiza exploración física para corroborar la presencia de agua en el pulmón. Se deben solicitar estudios de imagen para ver el derrame pleural (radiografía, ultrasonido pulmonar). Una vez corroborado la presencia de líquido se debe de realizar un procedimiento diagnóstico llamado toracocentesis, que consiste en la extracción del líquido del tórax por medio de una aguja, el líquido obtenido se envía a analizar al laboratorio y patología para determinar la causa del derrame pleural.

Tratamiento
El tratamiento va a depender de la causa del derrame. Es muy importante que acudas con el neumólogo a valoración ya que él es el medico experto en este tipo de enfermedades.

 

Rinitis alérgica

La rinitis alérgica es un padecimiento que se caracteriza por presentar síntomas parecidos al resfrío, como secreción nasal, picazón en los ojos, congestión, estornudos y presión en los senos nasales; a diferencia de una gripe la rinitis alérgica no es ocasionada por un virus; la rinitis es ocasionada por la respuesta exagerada de nuestro cuerpo a ciertos alérgenos (polvo, polen, hongos, ácaros, caspa de mascotas).
Algunos pacientes solo presentan esta enfermedad solo por temporadas, por ejemplo; algunos pacientes presentan síntomas en primavera cuando hay gran cantidad de polen, hongos. Otros en verano cuando hay humedad por las lluvias o polvo abundante por el viento, incluso secundario a los incendios forestales. Algunos más en invierno por el frío desarrollan síntomas.

Manifestaciones clínicas:Manifestaciones clínicas:

• Estornudos frecuentes

• Salida de moco claro por la nariz

• Goteo postnasal

• Tos

• Comezón en ojos, nariz, oídos, garganta

• Ojos llorosos

• Obstrucción nasal

• Dificultad para dormir por obstrucción nasal

• Cansancio

Existen algunos factores que te hacen más susceptible a padecer esta enfermedad; tales como tener un familiar que ya padezca de rinitis, trabajar en un ambiente donde haya alérgenos (carpintería, albañil, oficinas con aire acondicionado, oficinas con documentos almacenados, etc.). Si tienes familiares que fuman es tu entorno en más frecuente que puedas desarrollar rinitis.

Recuerda que es muy diferente el resfriado común o gripe, aunque puedan tener síntomas similares, cada uno se trata de manera diferente, de ahí la importancia que acudas con el especialista para que te de él tratamiento adecuado; ya que una de las complicaciones más frecuentes de una rinitis mal controlada puede ser el cierre de los bronquios, lo que ocasiona falta de aire y silbidos en el pecho. De hecho la gran mayoría de los pacientes que padecen asma tiene el antecedente de padecer rinitis alérgica.
Una rinitis mal controlada puede ser muy molesta, incluso intervenir en tus actividades de la vida diaria.